El enigma del Rey Baltasar

Simon Marmion y taller, c. 1485-1490. Adoración de los Reyes, Huth Hours. British Library

Simon Marmion y taller, c. 1485-1490. Adoración de los Reyes, Huth Hours. British Library

Nonae Ianuariae : Vica Pota

Fijémonos en la miniatura, es preciosa y perfecta. La escena está enmarcada en una orla  en la que se funde la greca vegetal imaginaria con las violetas y los claveles. Ambas flores tienen su simbolismo, aludiendo unas, las violetas a la Virgen María y los claveles a Cristo. El Portal de techo de paja, María sentada, con su manto azul ultramar, con el Niño, un auténtico bebé en el regazo. El maduro san José, casi viejo, sin nimbo de santidad que observa, el anciano Melchor que se arrodilla. Gaspar con tocado de piel que recuerda el de los eslavos de frías tierras, con su cabello y barba castaña se vuelve al joven Baltasar, hablando e indicándole el fin de su largo viaje. Por el camino  que se pierde en la lejanía avanzan lo soldados ¿de Herodes? No, con esta representación de Simon Marmion de 1480 no cometeremos ningún error de lesa iconografía como cometimos con esta otra hace menos de un mes.

Magos, Siglo VI. San Apolinar Nuevo, RÁvena

Magos, Siglo VI. San Apolinar Nuevo, RÁvena

Estamos estudiando el arte paleocristiano y bizantino, se proyecta la imagen de San Apolinar Nuevo se leen los nombres y surge la pregunta y la réplica inevitable: ¡pero si Baltasar es negro! Y aunque es algo que supongo que está en todas partes y fácil de consultar hay que comenzar la explicación. Dice el Evangelio de San Mateo, 2:

Y  cuando  Jesús  nació  en  a  Belén de Judea en los días del rey  Herodes,  he  aquí,  unos magos  vinieron  del  oriente  a  Jerusalén,  diciendo: ¿Dónde está el  Rey de los judíos que ha nacido? Porque su  estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle (…)

Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que, llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y cuando vieron la estrella, se regocijaron con gran gozo. Y cuando entraron en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, e incienso y mirra.

Ni número, ni reyes…, pronto, en el período paleocristiano fueron tres por complejas razones: el número de regalos, el simbolismo del tres, una tradición de finales de la antigüedad utiliza a los Magos para representar la Trinidad, dado que a cada uno de ellos habría tenido una visión distinta de la teofanía en una persona distinta de la Trinidad…, porque representaban a las tres edades de la vida, por… Si pero ¿cómo se convirtió Baltasar en negro? Ya nada importa la técnica del mosaico bizantino, lo que hay que averiguar es por qué en este mosaico, Baltasar, el tercero con barba negra que lleva el gorro frigio y el mismo traje flower power, que tanto indignó a los compradores de reliquias a los que Baudolino, les vendió las momias persas de los Tres Reyes Magos en la Constantinopla tomada por los cruzados en 1204, se acabó convirtiendo a finales del siglo XV en el rey negro que conocemos desde la infancia.

Vamos a ver ¿qué son magos? aparte de las repuestas previsibles hay que decir que se les llamaba así a los sacerdotes de la religión zoroástrica, adoradores del fuego, y para Jacobo de Voragine, el autor de la Leyenda Aurea son sabios, no hechiceros como se sospecha por la palabra magos.  ¿De dónde salieron los nombres? Pues parece que los nombres aparecen por primera vez en el Liber Pontificalis de Rávena en el siglo IX, con lo que los nombres sobre el mosaico del siglo VI serían puestos posteriormente, pero los nombres distaron durante mucho tiempo en ser totalmente fijados. También se llamaron Apelio, Amerio y Damasco, Gálgala, Malgalat y Sarathin…, y ¿reyes? Reyes los convirtió Tertuliano hacia el 160-230 d.C. Para la época del románico son reyes con manto, túnica larga y corona y uno de ellos se postra ante el Niño. Ya, ya, eso está muy bien, pero ¿cómo se convirtió Baltasar en negro?

Entonces le damos a San Google y buscamos otras adoraciones, como esta tan hermosa de Fra Angelico, algo más de medio siglo anterior, y de nuevo vemos a tres reyes, que hacen ofrecimiento de su corona más que de los regalos de oro incienso y mirra, pues una antiquísima tradición irania, transmitida por Armenia indica que al rey iranio los magos le entregaban coronas de oro, un rey al que también anunciaba una estrella y había nacido en una cueva.

Fra Angelico, Adoración de los Magos, 1423-24, Museo Abegg-Stiftung, Berna

Fra Angelico, Adoración de los Magos, 1423-24, Museo Abegg-Stiftung, Berna

Pero, ninguno de estos reyes es negro. Uno es un anciano de blanca melena, el que se postra es un hombre maduro de pelo castaño o canoso y el joven es un figurín de rubia y rizada cabellera…, si pero es que no estamos todavía a finales del siglo XV y sí lo estamos en una ciudad como Florencia, donde los Reyes Magos eran representados por la familia Medici tampoco aparece ningún rey negro.

A finales de la Edad Media el mundo a la vez se estaba haciendo más grande y al mismo tiempo más pequeño. La cristiandad que se creía universal y ponía en sus mapas a Jerusalén en el centro del mundo tuvo noticias de imperios inmensos que la ignoraban, y al otro lado del Mediterráneo, en África, un desierto inmenso impedía el paso para saber cuan de grande era el continente y que había más allá de los territorios donde “hic sunt leones”.

Mapamundi de Beato de Liebana, 1086. Catedral de Burgo de Osma

Mapamundi de Beato de Liebana, 1086. Catedral de Burgo de Osma

Sí, el mundo era mucho más grande lo que se creyó durante siglos, pero los Tres Reyes Magos habían venido a adorar al Niño de las tres partes del mundo. Melchor había venido de Europa, Gaspar de Asia, y Baltasar de África. Así el joven Baltasar se convirtió en el rey negro. Todo lo que no decía el Evangelio de San Mateo lo dijeron otros escritos y sobre todo, lo explicó el arte

Los Reyes Magos representaron las tres partes del mundo cuando el mundo estaba a punto de cambiar para siempre. Doce años después que Simon Marmion pintara la miniatura, un genovés cabezota logró su proyecto de navegando por el oeste, arribar a la India, a Catay y creyó pisar las islas de Cipango…, pero se encontró con América cortándole el paso y jamás se apeó del burro de que aquello no era la India. Y no muchos años después se navegó por un océano tan inmenso que él solo es un tercio de la Tierra y durante cincuenta años los barcos estuvieron rodeándola sin tropezarse con Australia.

Giorgione, Los tres filósofos, c. 1507-1508, Kunsthistorisches Museum. Viena

Giorgione, Los tres filósofos, c. 1507-1508, Kunsthistorisches Museum. Viena

A principios del siglo XVI, los refinados y cultos comitentes de Giorgione en Venecia podían encargarle un cuadro misterioso donde los Tres Reyes aún cumplían su función de sabios, de representantes de las partes del mundo, aunque con ambigüedad, y de las tres edades de la vida. Pero el mundo había cambiado demasiado y ya no era tiempo de enmendar los escritos de Tertuliano, ni de Cesáreo de Arlés, ni de Jacobo de Voragine que indica los nombres de los Tres Reyes que estuvieron enterrados en Constantinopla, en Milán y que en su tiempo, y ahora, en la catedral de Colonia. Los Magos que en la ambigüedad del Evangelio de Mateo, si el mundo no hubiera estado dividido en regiones que nada sabían de la existencia de otras durante miles de años, hubieran podido ser cinco en lugar de tres.

Die heiligen drei Könige aus Morgenland Op. 56.6 – Los tres Reyes Magos de Oriente
Richard Strauss (1864 – 1949) – Heinrich Heine (1797 – 1856)

Die heil’gen drei Kön’ge aus Morgenland, /   Los tres Reyes Magos de Oriente
Sie frugen in jedem Städtchen:  / preguntaban esto en cada pueblecito:
“Wo geht der Weg nach Bethlehem, / ¿Por dónde se va a Belén,
ihr lieben Buben und Mädchen?”  / queridos muchachos y muchachas?”

Die Jungen und Alten, sie wußten’s nicht,  / Ni jóvenes ni viejos lo sabían,
Die Könige zogen weiter; / por lo que los Reyes reanudaban su camino.
Sie folgten einem goldenen Stern, / Ellos seguían una estrella dorada,
Der leuchtete lieblich und heiter. / que brillaba linda y serena.

Der Stern blieb stehn über Josephs Haus, / La estrella se detuvo sobre la casa de José,
Da sind sie hineingegangen; / en la que ellos entraron.
Das Öchslein brüllte, das Kindlein schrie, / El buey mugía, el Niño chillaba,
Die heiligen drei Könige sangen. / y los tres Reyes Magos cantaban.


Traducción procedente de Kareol

Libro de Horas Huth

26 pensamientos en “El enigma del Rey Baltasar

  1. Muy buena la reproducción de Simon Marmion y que decir de tu escrito… éste como todos los de las religiones, son temas arduos de comentar, pero tu lo haces magníficamente. Buena entrada de 2014. Que todo te sea propicio en él. Como siempre gracias por tus textos.

    • Gracias Rosa, te deseo que también sea propicio 2014 que dado como están los tiempos es algo muy muy necesario.
      Bueno, la idea de esta entrada surgió de una clase de Historia del Arte poco antes de las vacaciones de Navidad. Mis alumnas al ver el mosaico de Rávena de los magos vestidos con traje persa, no pararon hasta saber como Baltasar pasó de mago persa a ser el rey mago que representaba a África.

  2. Hola Hesperetusa,
    magnífica explicación. Solo añadir algo que puede ser interesante explicar, una incongruencia en el Evangelio de San Mateo que también se ha ido aceptando con el tiempo. La fecha de la crucifixión de Jesús fue unos años antes de lo escrito en las Santas Escrituras (<33a.C.). La razón es que los historiadores de la época más cercana a Jesús no hablan de él salvo Flavio Josefo, quien no sumistra datos concretos que permitan fijarlo en el tiempo. Por tanto, nos limitamos a las referencias de los Evangelios (en este caso el de san Mateo como muy bien apuntas) aunque se encuentran también contradicciones históricas evidentes como la fecha de la Natividad en los días del rey Herodes, cuando sabemos que éste falleció en el año 4 a.C., lo cual invalida la fecha de su nacimiento. Lo único certero en este tema es que Pontius Pilatus fue prefecto de Judea entre el año 26 y el 36 d.C., por lo que cabe pensar que Jesús murió en ese intervalo de tiempo sin poder determinar la fecha exacta.

    Un saludo

    • Hola Francisco Javier.
      Bueno, el evangelista no es incongruente, el que se equivocó fue Dionisio El Exiguo en el siglo VI, que calculó mal los años de la era cristiana. Dadas las fechas del mandado de Pilatos en Judea, Jesús pudo morir dentro de la treintena o ya cumplidos los cuarenta años, siempre que tomemos el año de nacimiento de Jesús como el de la muerte de Herodes el Grande, el año 4 a.C.
      Los datos de Flavio Josefo son una interpolación muy posterior, a no ser que haya nuevos estudios que los pongan como auténticos.
      Un saludo y feliz día de Reyes.

  3. También me gusta la historia…. pero mis sapiencias no llegan ni al tobillo vuestro!!!!! por eso disfruto tanto en leer todos estos escritos, de nuevo gracias.

    • Gracias Vicente. Ya he pasado por el blog. A ver si mañana puedo agradecerlo como se merece. Ahora mismo tengo un trancazo de cuidado, espero mañana estar en condiciones de publicar😀

  4. Mi comentario es para decirte, como siempre, que no sé nada y que me gusta aprender, así que gracias una vez más. Ah, sí: y que cada vez que alguien cita a Dionisio el Exiguo somos todos (al menos) cuatro años más viejos.

    • En efecto, doña Isabel Cabezanegra, con Geogre Szell y la Radio-Symphonie-Orchester Berlin, grabación de 1966 y que apareció en el mítico disco de los Cuatro Últimos Lieder. De esa orquesta dijo Elisabeth Schwarzkopf que George Szell la hizo sonar para esos lieder como la mejor orquesta de la tierra.

  5. Hola, Hesperetusa,
    Tu blog es fascinante. Todo un descubrimiento, para mí.
    Mis conocimientos de Historia son limitados, pero leerte, con tu permiso, va a ser muy gratificante.
    Un saludo…

  6. Muy interesante. Un buen arranque blogiero para 2014. La ilusión con que miré expectante a los magos, la leyenda de los regalos, que no cristalizaba en las miradas decepcionadas de algunos compañeros de colegio que “eran pbres”, la envidia ante los regalos, siempre deslumbrantes de mi amigo Juan Antonio, que era de famiia rica…
    Media infancia ha pasado por i cabeza mientras leía tu minucioso post.
    Me reincorporo a mis costumbres blogueras, una vez que mi hija ha vuelto a París tras unos días con nosotros. ¿Cuándo vienes por Granada?

    AG

    • Algo de la infancia aflora siempre en la Noche de Reyes.
      A Granada voy en Marzo. Por correo o en FB te digo los días y el programa que va a ser denso. Pero nos veremos y al fin hablaremos personalmente, ya lo creo que sí🙂

  7. Muy interesante tu artículo. Me gustaría añadir que la imagen de Baltasar negro se desarrolla a finales de la Edad Media. Los reyes magos pasan de simbolizar la conversión de los paganos a representar las tres razas que existían. Coincide con el Cisma de Oriente, cuando se separa la Iglesia de Bizancio y la de Roma se presenta a si misma como la “universal”. Aún así, hay una vacilación en el arte, porqué tenemos la Adoración de los Magos de Botticelli (1475) y la de Memling de 1480. En la de Memling, Baltasar es negro, mientras que en la de Botticelli, no. Enhorabuena por tu blog.

  8. Querida ¡Qué placer leerte! Hoy, luego de mucho tiempo, me he tomado el tiempo de leer algunos de tus últimos artículos. Como siempre, me siento agradecido. Una suerte de “santidad artística” se respira por este blog tan hermoso, el más hermoso que conozco, repleto de historia, arte, sabiduría, y por supuesto, Música. Saludos, y ojalá nunca no nos dejes de deleitar.

  9. Pingback: Los números de 2015 | El bosque de la larga espera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s