Våren

Ophrys tenthredinifera by Hesperetusa
Ophrys tenthredinifera, a photo by Hesperetusa on Flickr.

Kalendae Maiae: Bona Dea, Laralia, Ludi Florales

Son pequeñas, apenas levantan unos centímetros del suelo, pero son hermosas. Son la aristocracia el reino vegetal, las plantas más evolucionadas que existen. Éstas, que fotografié hace apenas dos meses, crecen y florecen donde nadie se esperaría: en el entorno de fealdad de la periferia de una gran ciudad, donde nadie esperaría encontrar belleza. Pero la belleza es un producto de la evolución, porque sin belleza no puede haber vida.

Esta es una cuestión que dejo abierta, que me obsesiona casi…, desde siempre, porque si miro atrás desde el momento que fui consciente de esto ha pasado mucho tiempo. Pero ahora con estas diminutas orquídeas me voy por un tiempo. Todos los años llega un momento en que tengo que retirarme. No quiero irme sin dar una explicación en este bosque de la gran telaraña, donde todos los días vienen lectores fieles o donde algunos lectores nuevos recalan. Cuando vuelva tengo algunos deberes pendientes: agradecimientos y correcciones que debo a los lectores amigos que pasan por aquí. Quizá en algún momento de este mes de mayo que comienza el Maestro Wenceslao haga su aparición, pero, aparte de esto, no volveré a publicar hasta que pasen las nonas de junio.

El tiempo tiene unos bucles curiosos. Ayer llegó a mis manos un cofre de Cds cantado por Kirsten Flagstad. Uno de ellos era una recopilación de canciones escandinavas, entre ellas un ciclo de Edvard Grieg, compositor noruego que es conocido sobre todo por la música que puso al drama de Henrik Ibsen Peer Gynt, un músico al que casi no había vuelto desde mi adolescencia. Hay músicas de la adolescencia cuando el mundo se descubre, que luego no vuelves sobre ellas más que cuando te las cruzas en una emisión de radio o en el programa de relleno de un concierto. Y así durante años nos perdemos una belleza que siempre ha estado ahí. Como las orquídeas que crecen entre las naves industriales y el tráfico de las rotondas.

Aasmund Olavsson Vinje (1818-1870) – Edvard Grieg (1843-1907)

Våren, Op. 33,  1881 – La última primavera

Enno ein Gong fekk eg Vetren at sjaa for Vaaren at røma;
Heggen med Tre som der Blomar var paa eg atter saag bløma.
Enno ein Gong fekk eg Isen at sjaa fraa Landet at fljota,
Snjoen at braana, og Fossen i Aa at fyssa og brjota.
Graset det grøne eg enno ein Gong fekk skoda med blomar 
enno eg høyrde at Vaarfuglen song mot Sol og mot Sumar.
Enno ein Gong den Velsignad eg fekk, at Gauken eg høyrde,
enno ein Gong ut paa Aakren eg gjekk, der Plogen dei kjøyrde.
Enno ein Gong fekk eg skoda meg varm paa Lufti og Engi;
Jordi at sjaa som med lengtande Barm at sukka i Sængi.
Vaarsky at leika der til og ifraa, og Skybankar krulla,
so ut av Banken tok Tora til slaa og kralla og rulla.
Saagiddren endaa meg unntest at sjaa paa Vaarbakken dansa.
Fivreld at floksa og fjuka ifraa, der Blomar seg kransa.
Alt dette Vaarliv eg atter fekk sjaa, som sidan eg miste.
Men eg er tungsam og spyrja meg maa: tru det er det siste?
Lat det so vera: Eg myket av Vænt i Livet fekk njota.
Meire eg fekk en eg havde fortent, og Alting maa trjota.
Eingong eg sjølv i den vaarlege Eim, som mettar mit Auga,
eingong eg der vil meg finna ein Heim og symjande lauga.
Alt det som Vaaren imøte meg bar, og Blomen eg plukkad’,
Federnes Aander eg trudde det var, som dansad’ og sukkad’.
Derfor eg fann millom Bjørkar og Bar i Vaaren ei Gaata;
derfor det Ljod i den Fløyta eg skar, meg tyktest at graata.

Una vez más he visto al invierno dejar paso a la primavera,
al cerezo pletórico, he visto florecer de nuevo.
Una vez más he visto al hielo abandonar raudo la tierra,
fundirse la nieve en la orilla y a la corriente del río avanzar rápido.
Una vez más he contemplado la hierba verde entre las flores;
y he escuchado de nuevo a la alondra cantar al sol de verano.
Una vez más he tenido la bendición de oír al cuclillo,
una vez más he ido a los campos donde trabaja el arado.
Todavía una vez más me he regocijado en el aire de la pradera,
ver languideciendo en el lecho el suspiro de la tierra.
El cielo de la mañana amontonando los bancos de nubes,
y ver nacer el trueno, golpear, aplastar y rodar.
Incluso he tenido la alegría de ver danzar, en las colinas de primavera,
a las mariposas aleteando en remolino sobre las flores.
Toda esta vida primaveral, que más tarde me faltará, he podido volver a verla.
Pero soy débil y me preguntó ¿será la última vez?
Que así sea. He gozado mis esperanzas,
he recibido más de lo que merecía y todo puede desaparecer.
Un día, yo mismo, en la niebla primaveral que llena mis ojos,
encontraré morada y puerto de refugio.
Todo lo que me dio la primavera y las flores que recogí,
creo que eran los espíritus de nuestros ancestros, que danzan y suspiran.
Entonces encontré entre los abedules y los pinos, el misterio de la primavera
y el sonido de la flauta que tallé me pareció un sollozo.

Traducción propia.

No es que domine el noruego. Ni siquiera estoy segura que todos los versos del poema de Aasmund Olavsson Vinje correspondan a la canción de Edvard Grieg. He hecho la traducción utilizando las de otros idiomas, así que solo es aproximativa, pero no sólo la música me pareció hermosa y así la he escuchado una y otra vez esta mañana mientras caminaba, sino también el poema. Aasmund Olavsson Vinje murió de cáncer de estómago y vio como se acercaba su fin y supo que primavera sería la última que vería. Y esta canción que me asaltó ayer en la tarde es para el recuerdo de una persona muy querida que también vio como se fue acercando el fin en silencio y no habría más primaveras.

Post scriptum de las nueve de la mañana:
He puesto en negrita los versos del poema que corresponden a la canción.

12 pensamientos en “Våren

  1. Esas pequeñas orquídeas silvestres siempre me han fascinado. Y el poema me ha sobrecogido; hay mucha serenidad en él. Pienso que mi compañero, aunque nunca me lo dijo, también debió pensar muchas veces, en los cambios de estación, si sería la última vez que los viera (la última primavera, el último verano…).
    Estaré esperando tu regreso a este bosque encantado.

    • Mari Carmen, tenemos la suerte de vivir en un país con una riqueza enorme de orquídeas silvestres. Seguro que por Granada hay muchísimas y ahora con esta primavera tardía están floreciendo.

  2. Gracias Mari Carmen y Cuaderno de retazos.

    También para mí fue como un revulsivo: los discos llegaron anteayer en la tarde. Primero fue la canción que no recordaba, aunque probablemente estaba en un disco de Grieg que tuve hace muchos años y que perdí y luego cuando en la mañana de ayer encontré el poema completo y pude leer las traducciones. Inmediatamente, durante el recreo, me puse a traducirlo, solo en casa pude contrastar con los diccionarios.

    La primavera en Noruega debe aparecer así, de repente, en mayo, tras un larguísimo invierno.Y luego ese comienzo de tantos versos: una vez mas he visto, una vez más he podido…, eso solo lo puede escribir quien para cada nuevo día es un regalo, quien sabe que no quedan muchos cerezos en flor ni ver la danza de las mariposas. Y sin embargo a los demás nos pasa lo mismo, pero desperdiciamos los momentos de belleza, todo el tiempo que podríamos pasar con los que amamos, como si ese tiempo no se fuera a acabar y fuéramos eternos.

    Hay además otra cosa que se une a esto: la maravillosa interpretación de Kirsten Flagstad (he bajado la calidad de la grabación para ponerla aquí). Esta canción se grabó como otras del disco el 27 de mayo de 1948. Quevedo decía que escuchaba con los ojos a los muertos, hoy gracias a la tecnología también los escuchamos con los oídos. Es casi seguro que nadie de los intervinieron en esta interpretación, músicos, técnicos…, camina hoy sobre la tierra.

    Todas las entradas están abiertas a los comentarios, hasta las más antiguas. Y son bienvenidos.

  3. Recoger esa belleza en nuestros sentidos y en nuestro pensar para que dure nuestro tiempo… y que nosotros nos hagamos parte de la belleza para durar más allá de nuestro tiempo. Así lo espero. Gracias.

  4. Durante años nos perdemos una belleza que siempre ha estado ahí

    Sí.

    Pero hay gente que se encarga de buscarla, de rescatarla, de darle brillo, de explicarla, de regalarla… Son personas que saben ver la belleza y que conocen su inmenso valor, y por eso alguna de ellas dedica parte de su tiempo a cuidar un bosque en el que uno puede perderse sin temor a encontrar nada que no sea bello.

    Seguro que ya te he dado las gracias -soy un cansino, lo sé- pero no quiero desaprovechar la ocasion para volver a hacerlo.

  5. Bien H.: lo mejor es que cumplas las espectativas de tu descanso, de tu horizonte, de lo que sea en tu ánimo, porque no dejará de ser bueno y conveniente. En ello suerte y felicidad.
    La flor, su imagen y comentario, muy interesante para mí, pues que no las he visto allí donde citas. Eso que sé que en el suelo, donde pisarse puede, allí puede asentar la más menuda belleza, con lo que hay que tentarse al caminar. Ya lo lamento, estaré atento… Ya repasaré con calma esas muestras que ofreces: las flores son amigas de toda persona. Por cierto, fotografías con gran acierto, tacto y sentido.
    Como me he recreado y mucho en la música incidental que citas, me he cuidado de atender ahora al poema: eel alborozo por la primavera -muy descrita, a ti te habrá encantado- pero, ay, cuando se presiente posible última para los sentidos…
    En fin, llego muy tarde para comentarte, pero entiendo que no ha pasado nada.
    Mi buen y cordial saludo y felicitación. Suerte. Al, que es Alfredo.

  6. ¡que bonita orquídea! y es verdad: a veces en los lugares que parecen más desolados y lóbregos, se esconden bellezas por descubrir. Te esperaré a que regreses y tendré tiempo de ir leyendo entradas más antiguas.
    Un beso,
    Ale.

  7. ¿Pero eso es España? He leído algo de granada, pero es algún sitio en Sudamérica no? Porque que yo sepa en mi país no tenemos orquídeas silvestres.

    En fin, coge fuerzas quedo a la espera de que vuelvas para dar un poco la lata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s