Ἕλαδε

Erecteion by Hesperetusa
Erecteion, a photo by Hesperetusa on Flickr.

Ante diem septimum Idus Decembres: Faunalia Rustica

Esta fotografía no estaba pensada para esta entrada sino para otra que se publicará pronto. Ahora sé que tomará el relevo de las Cariátides y del olivo de Atenea un gran filoheleno, pero hoy, de manera improvisada, quiero recordar dos momentos o dos tipos de palabras dichas en dos contextos muy diferentes. Es lo que tiene la memoria, que asocia en determinados momentos lo más dispar.

El primero de estos momentos fue la mañana en que se tomó esta foto. Era mi segundo viaje a Grecia. Llevaba dos días madrugando. El primer día había salido de mi casa a las cuatro de la madrugada para emprender el viaje. El segundo había necesitado también un gran madrugón pues casi todo el día estuvo ocupado visitando islas del golfo Sarónico para poder llegar a mi objetivo que era ver el templo de Afaia en la isla de Egina. Yo sabía que a la Acrópolis hay que acudir temprano y más en agosto, pero mi acompañante y yo estábamos muy cansadas y ese día que lo íbamos a dedicar a Atenas, nos permitimos unas pocas horas de descanso en la mañana, pero no sabía lo que nos esperaba al llegar a los Propíleos hacia el mediodía.

Durante más de una hora estuvimos encajadas entre una multitud incapaz de avanzar o retroceder, de moverse. Dos cruceros con su multitud de viajeros de visita rápida habían coincidido en ese momento, la mala organización de ambos, u otras circunstancias provocaron el tapón, no solo molesto sino peligroso. No pertenecíamos a ningún grupo pero allí quedamos atrapadas entre los grupos que verían rápidamente la Acrópolis porque la diversión del viaje no estaba en las viejas piedras sino en el barco. Cuando al fin pudimos traspasar los Propíleos la mayoría de la gente se quedó ante la primera fachada del Partenón y apenas avanzaba. Fue ante el balcón de las Cariátides cuando la oí, escuché lo que decía. Una joven de poco más de veinte años, gritona, en español. No citaré sus palabras que cada vez que las recuerdo me hacen sentir vergüenza. Daba gritos a su grupo señalando a las Cariátides, que como la mayoría de los que estaban allí no sabían que eran copias de fibra de vidrio. Las señalaba y presumía ante su grupo de no saber quiénes eran esas estatuas aunque se lo habían enseñado en el instituto. Para alguien como yo que se dedica a enseñar esas cosas, al parecer complemente inútiles, fue un momento de bochorno que me arruinó un buen rato la visita y no lo he podido olvidar desde entonces.

Las otras son unas palabras escritas en el prólogo de uno de esos libros que cada vez se van haciendo más inencontrables, porque ya según que departamentos o facultades, tampoco les dan ya importancia a esos clásicos de los estudios de Historia de Arte o los consideran anticuados, o quizá se escamotean de las bibliografías para quien sabe qué fines. El libro es Renacimiento y renacimientos en el Arte Occidental de Erwin Panofsky. El libro tiene su origen en unas conferencias Gottesmann impartidas por Erwin Panofsky en 1952 en la Universidad de Uppsala.

En noviembre de 1947, en los inicios de la Guerra Fría, David Samuel Gottesmann, financiero norteamericano de origen húngaro, escribió al cónsul de Suecia en Nueva York para agradecer los actos humanitarios del estado y el pueblo sueco durante la Segunda Guerra Mundial, que consideraba que  no habían sido reconocidos como se merecían. El 2 de diciembre de ese mismo año hacía una donación de 50.000 dólares a la Universidad de Uppsala para “hacer posible que la Universidad organice ciclos de conferencias a cargo de personas de prestigio mundial, sin distinción de nacionalidad, en el campo de las Humanidades”. Como dice el prefacio demuestra la fe de un hombre en los estudios humanísticos y en su necesidad para la supervivencia de la civilización, estas palabras de David Samuel Gottesmann ilustra esa actitud: “La administración de los asuntos humanos ha quedado a la zaga de nuestros avances tecnológicos, con el resultados de que la autodestrucción física y moral de la raza humana es hoy día una posibilidad. No es a la Ciencia a donde hemos de volvernos en busca de orientación, sino a las Humanidades: a las diversas disciplinas que afectan al carácter social y moral de nuestros semejantes. Tenemos que desarrollar los valores éticos, culturales y filosóficos, y aprender de la Historia y de la Literatura. Solo así forjaremos el espíritu de liberalismo y comprensión necesario para vencer en la carrera contra las armas que el propio hombre ha creado.”

Creo que este fabricante de pulpa de papel había triunfado económicamente y no consideraba los complejos estudios iconológicos de Erwin Panofsky, que tanto deben al mundo clásico, una inutilidad antieconómica, pero quizá en vista del comportamiento de tantos individuos de la especie humana en los lugares de Arte e Historia estaba completamente equivocado y no hizo más que tirar su dinero.

15 pensamientos en “Ἕλαδε

  1. No, no creo que tirase el dinero, porque por el estamos hoy aquí hablando de humanidades y paz. Somos poquitos, pero a eso es a lo que aspiramos, a convencer a unos poquitos.
    Gracias por tu trabajo y el cariño que le pones.

  2. Esta es una entrada de urgencia, y propia de urgencias también. Porque esa es ya la situación de los estudios de Humanidades. El pensamiento economicista ha podido con todo. Y todo se desmorona. Habrá que buscar refugios como este bosque para huir de la desolación…

    Esto me recuerda una escena de una curiosa película protagonizada por Kevin Kline, The Emperor’s Club, en la que el profesor, en la clase que da inicio al curso, da un pequeño motivo para estudiar Grecia y Roma

    Y aquí, intentando contestar a un político obtuso, en clave política, una pregunta que es todo un clásico: ¿Para qué sirve eso que enseña?

    De lo mucho que dice Pedro Olalla me ha gustado esto:

    “Los mismos griegos que nos transmitieron los mitos se preguntaron repetidamente sobre su sentido, y definieron frente a ellos el territorio de la razón. Para otros pueblos y otras religiones, indagar en la naturaleza, acercarse a lo humano, a lo corpóreo y a lo terrenal, significó apartarse peligrosamente de lo divino; para lo griegos, sin embargo, no existió en realidad ese conflicto. Por eso nos legaron una actitud ajena al dogma y abierta hacia el asombro y el conocimiento. Más tarde, Europa despreció esa actitud durante siglos de oscurantismo y fundamentalismo religioso, y siempre que intentó recuperarla, lo hizo mirando nuevamente a Grecia. Favorecidos por el lenguaje abierto e integrador del mito, los griegos disfrutaron de una fe sin dogma. Su religión no consistió en un credo, sino en una actitud ante el misterio, y una actitud marcadamente humilde”.

    • Alberto de esa película que vi hará unos tres años en televisión y de la que antes no tenía noticia, me gustaron especialmente tres cosas: la primera que siendo una película del subgénero de escuelas, profesores, etc., el profesor es un profesor de Historia, no como ocurre normalmente de Lengua y Literatura, el cual con conseguir que sus alumnos lean a Shakespeare se arreglan los problemas, una situación desheaksperante…, en fin, la única película que conozco con profesor de Historia, que ya era hora, a fin de cuentas el famoso Mister Chips, lo es de Latín o de lenguas clásicas.

      Las otras tienen que ver con la primera escena que has puesto, como recuerdo ese texto del rey de Elam, que está en antologías de textos del Próximo Oriente Antiguo y la alegria que tuve al ver la Estela de Narâm-Sin en el Museo del Louvre. La otra tiene que ver con una escena inmediatamente anterior: Como el profesor pone en los pupitres antes de llegar los alumnos, el libro de tapas rojas que se usará en el curso y ¡es un libro de Historia Antigua! para alumnos que tendrán unos catorce años y que por más que digan los pedagogos son perfectamente capaces de estudiar esa etapa histórica y les interesa. ¡Qué envidia sentí! si yo pudiera hacer algo así, enseñar Historia Antigua o Historia Medieval o Moderna a alumnos en una edad que tienen curiosidad y pueden empezar a comprenderla. Cuando, ya lo hemos comentado otras veces: la LOGSE y sus sucesoras nos han convertido en profesores de Historia Contemporánea casi exclusivamente. Sobre este asunto continúo en la respuesta a Pablo y Tocamates.

      En cuanto al pasaje que citas de Pedro Olalla, suelo decir en clase pero también cuando se ha dado el caso en algún viaje a estos lugares del mundo clásico, que nunca podremos dejar de agradecer que griegos, y también romanos, cuya cultura tanto se helenizó, no tuvieran nunca un libro con copyright divino…, toda nuestra historia y cultura posterior habría sido diferente.

  3. Querida amiga, estoy con Tocamates: el señor Gottesmann no malgastó su dinero. Esos 50.000 dólares de 1947 (¡menudo pastón!) debieron de dar mucho de sí para hacer exactamente lo mismo que tú, Pedro Olalla o el director de “The Emperor’s club” estáis haciendo ahora: mantener vivo el legado del mundo clásico. Prohibido el pesimismo, sobre todo teniendo en cuenta que no están los tiempos como para que quienes amamos el saber tiremos la lanza y el escudo y salgamos pitando. Te diré más: no nos engañemos, porque el legado de Grecia y Roma y el interés que despiertan están muy fuertes, bien está que haya fundaciones que quieran protegerlos, pero me parece incluso que podrían aguantar sin esas ayudas excepcionales: películas basadas directamente en Grecia y Roma, la inoculación sutil de su mitos en historias que pasan por supermodernas, los libros y otras producciones de especialistas que andan por ahí sueltos (para dar ejemplos, no necesito ni salir de este artículo), los programas educativos que han aguantado hasta el tsunami embrutecedor de la LOGSE, el interés universal que despiertan museos y grandes centros arqueológicos (que Pompeya haya tenido que dosificar la afluencia de visitantes es una buena noticia en este sentido), la gran cantidad de eventos culturales basados en lo clásico que hay por el mundo… Voy a permitirme volverte por pasiva hasta un elemento de tu artículo: no sé ni quiero saber qué inconveniencia diría esa veinteañera española que citas, porque creo que tú y yo ya hemos hablado alguna vez de la facilidad para dar el cante por ahí que tienen algunos de nuestros paisanos, que lleva camino de hacerse tan proverbial como la astucia de Ulises, pero considera que se tomó la molestia de irse a decirla en el lugar en que tú la oíste y seguramente pasando por incomodidades parecidas a las tuyas, asi que piensa esto: hasta una persona inculta o que no tuvo su día valora en algo el irse a ver las Cariátides (por cierto, yo tampoco sabía lo de la fibra de vidrio). Sabes muy bien que comparto contigo la preocupación por cómo se extiende la asnalidad por España, pero también sabes muy bien que, aunque el huerto tenga hoy en día mil plagas alrededor dispuestas a arruinarlo, lo cierto es que tiene una buena cantidad de frutos excelentes.

    • Gracias Tocamates y Pablo, que sois colegas de profesión y conocéis de primera mano cómo están las cosas. Recuerdo muchas veces las palabras de D. S. Gottesmann en el prefacio de Renacimiento y renacimientos en el arte occidental, y muchas veces he pensado que era injusto con la Ciencia, pero hay que tener en cuenta que a la ciencia y a la tecnología de la destrucción, tanto en su época como en la nuestra no le faltan ingresos económicos. No, indudablemente no tiró a la basura los 50.000 dólares donados a la Universidad de Uppsala.

      Yo me pregunto cómo es posible que el legado de Grecia y Roma sigan interesando tanto cuando prácticamente son algo clandestino y marginal en la enseñanza secundaria. Las lenguas clásicas no han dejado de recibir ataques desde la LOGSE, pero es que la Historia, que es lo que me atañe profesionalmente, la Historia del Mundo Clásico queda relegada en 1º de ESO, niños de 12 y 13 años, tras los temas de Geografía con lo que mucha gente que ha pasado por este sistema no la ha visto jamás…, y luego no vuelve a aparecer en los cursos sucesivos. La Historia Medieval queda en segundo. Y luego tenemos tres cursos sucesivos de Historia Contemporánea, la Moderna queda en el limbo, con lo que muchos alumnos tampoco saben que existió algo llamado Renacimiento, con lo que tenemos que volver a recordar lo que fue el mundo clásico. Así como tampoco una conquista de América y una hegemonía española en Europa. Tres cursos de Historia Contemporánea, siglos XIX y XX, dos prácticamente con el mismo programa. Que esa mutilación de las raíces de una cultura está perfectamente organizada desde donde se manda no tengo ninguna duda.

      Pero luego como dices está el interés, las revistas de Historia que se venden mucho y que tratan todas esas épocas y los temas que no podemos tratar en las clases porque los programas no nos dejan, los viajes y visitas al patrimonio arqueológico y artístico. Siempre en situaciones como la que cuento de la Acrópolis con esas multitudes me digo: “al menos la mitad de los que están aquí saben por qué están y lo están disfrutando porque todo esto tiene un sentido para ellos”.
      La primera vez que visité Florencia con alumnos me llevé un enorme decepción al ver desinterés con el que estaban en esa ciudad que yo también visitaba por primera vez, la segunda vez hace dos cursos, o las visitas a Roma con alumnos mayores han sido completamente diferentes. Hay frutos excelentes, pero las plagas no dejan de decir que son un algo antieconómico, o es que quizá el saber y el reconocerse en nuestras raíces clásicas es algo que está por encima de nuestras posibilidades.

      Lo de las Cariátides ya lo cuento en otro artículo para el que estaba destinada esta foto.

      • Hesperetusa:
        Escucha una nueva historieta
        del abuelo Cebolleta.
        Nadie ha dicho que ser profesor sea fácil (me temo que esto ya lo sabías) ni que haya existido jamás una Arcadia educativa. Esto último, me corto el cuello si no lo sabes también. Yo, profesor de Lengua por la gracia de Dios, por esos avatares de nuestra existencia docente, di durante cierto periodo de mi carrera Cultura Clásica a 3º y 4º de ESO tres años seguidos. Perdóneseme el atrevimiento, pero era cogerlo yo o cogerlo otra persona, con el peligro incluso de que hubiera llegado a manos de alguien del departamento de… ¡¡¡Orientación!!!, y eso sí que no, ¿eh? Un día, en el libro de texto de Edebé de 3º (que, por mi mala cabeza, no conservo), encontré una cita de un clásico romano que hablaba sobre la educación en Roma y describía algo que era igual punto por punto a… una clase de un 2º o un 3º de la ESO de las peorcitas que nos podamos encontrar. Esto amiga mía, es el eterno retorno, y estoy convencido de que quien escribió aquello debía de de estar acordándose de todo el árbol geneálogico de algún Ministrum Educationis que, seguro, se llamaría Angelus Gabilondus o Peponius Wertus, y que vete a saber qué desaguisado habría cometido. Luego está el día a día y la legión de profesores que se meten en las aulas a lidiar con la ignorancia. Es terrible lo que se está haciendo y se pretende hacer con la historia, lo que se ha hecho ya con la filosofía y las lenguas clásicas, lo que se ha hecho (mejor no te cuento) con la lengua y la literatura españolas… Y es terrible también, siento decirlo, constatar el hecho de que parece que nos están empujando hacia las catacumbas. Pues ahí nos tocará estar y aguantar, porque el ejemplo creo que es bueno: de las catacumbas, si se sabe aguantar, se sale, y reforzado. Hablas en tu respuesta a Alberto del famoso Mr. Chips, y no me cabe duda de que hablas del personaje de la hermosa película (yo es que no soy muy de libros) de Peter O’Toole y Petula Clark. Emocionante. La vi cuando tenía catorce años, estaba interno en la Universidad Laboral de Córdoba y ni sospechaba que acabaría siendo profesor. En esa película, hay un episodio en el cual uno de los alumnos del terrible, adorable a ratos y coherente y por eso terrible señor Chips le niega a un alumno que podría ganar el campeonato de tenis del colegio el permiso para ir a la final, porque era en hora de clase, era (creo) un examen y los imbéciles (logseros ha habido siempre) que dirigían el centro no habían tenido en cuenta a la hora de organizar el evento que coincidía con horas de clase. Genial. Incluso siendo un alumno (claro que tendría que contaros cómo nos educaban allí), lo entendí: lo primero es lo primero. Esa escena se me quedó grabada y, como la ética de las personas (o por lo menos, la mía) a última hora se guía más por el ejemplo de tu padre, de tus hermanos mayores o del capitán Trueno que por Kant o Schopenhauer, el día que me vi como profesor, resucitó para hacerme tener clara una cosa: que lo primero es lo primero. No ha sido fácil mantenerlo, que se lo pregunten a gente como Moreno Castillo, los deseducativos o unos cuantos colegas que no conoces, pero creo que merece la pena. Un saludo y perdona el rollo.

  4. La película Adiós Mister Chips se refiere a la de Peter O’Toole, que fue la primera que vi y se quedó en mi memoria de 14 ó 15 años, en aquel momento de verla por televisión, dos escenas: cuando Peter O’Toole y Petula Clark pasean por los templos de Paestum y cuando ella está cantando en un teatro de Londres durante la Segunda Guerra Mundial y una V2 se acerca y todo quedará en silencio. Más tarde vi una película más antigua de 1939, dirigida por Sam Wood y el protagonista es Robert Donat, de la que esta es un remake, que es una película preciosa. TCM la estuvo pasando mucho hace un par de años (también la moderna).

    ¿Arcadias educativas? ¿Qué es eso? ¿Ha existido alguna vez? Lástima que no tengas ese texto, porque estaría muy bien poder leerlo, del maestro romano acordándose de los Angelus o Peponius de turno. Muchas veces, dado que han llegado testimonios escritos, me pregunto cómo sería una clase díscola en la Roma Imperial, en un monasterio medieval o en una universidad del siglo XIII, con sus gamberros de la época…, eso sí se llamaban goliardos… y sabían latín. Aunque creo que la diferencia estaba en la no sensación de impunidad.

    Dado los cursos que llevo en la enseñanza también tengo una historia parecida: en mi anterior instituto, una sección sólo de ESO, también impartí Cultura Clásica, en este caso solo a 4º. O la impartía yo o no existía (aquí el Departamento de Orientación, unipersonal, no quería saber nada del asunto) Una optativa, pero no una maría. Con sus exámenes, en absoluto tontos y facilones. El libro era el de Vicens Vives pero yo creé material propio para ella. El libro no lo tengo, en general, para mí los libros son las más de las veces un incordio en la ESO. Pero los exámenes sí los tengo y te los puedo pasar. Bueno, pues una asignatura optativa en la que había que trabajar y mucho…, tuvo un enorme éxito esos cuatro cursos, hasta el punto que a principios de curso hubo alumnos que dejaban Informática y Dibujo para venirse a Cultura Clásica. Luego me trasladé a mi instituto actual y Cultura Clásica dejó de existir allí ¡que el rayo de Zeus fulmine a la directiva!… Las razones por las que desapareció fueron siniestras y mezquinas, pero no es asunto para tratarlo por aquí.

  5. Lo dicho: las catacumbas, y ya desde hace tiempo. Ese político de los vídeos de Alberto aquí sería un inspector, que iría en calidad de miembro de una supuesta Inspección Técnica (?) Educativa (?), cuerpo que ya está desde hace mucho aplicado a estas tareas.

  6. Colegas, que alegria saber que no estamos solos!
    Figuerense ustedes, alli en el Norte, lamentando el fin(?) de los estudios Clasicos, la situacion en la que se encuentran estos estudios en Argentina, donde tambien doy clases, y tambien a adolescentes, recuerden que aqui copiamos el modelo español, que aparto tambien a los jovenes de los estudios clasicos….
    Asi y todo, No desespereis!
    El estudio de la Cultura Clasica, es , a mi modesto juicio, como tirar redes al mar:Algo pescaras, tal vez no mucho, Hespertusa que tu hayas logrado suscitar el interes de algun joven por el mundo clasico, ya es haber llegado a la meta.me recuerda a mi profesor , joven el, de Historia Medieval en la Universidad, gritando: “Soy el ultimo de los latinistas!, “, sin embargo, ya ves, hay otra generacion
    Aqui tambien como alla, es a los niños muy pequeños que se les “muestra” la Historia Antigua y Medieval, aunque luego tienen un Curso entero a los 13 años de Moderna, donde por suerte no nos olvidamos de España, aunque las modas educativas y de otras yerbas indiquen que ahora estamos del lado de los indios….
    La pelicula de Mr. Chips, una de mis preferidas
    El Libro que citaste, mas todos los refugiados del Warburg Institute, mis preferidos….
    Si buscar profesores de Historia en peliculas, que cambien su sentido y el de lo que enseñan, fijate si en You Tubeno esta “La Historia Oficial”, de Luis Puenzo, una pelicula chiquitita sobre un periodo muy triste de nuestra historia.
    Un saludo muy grande a todos, sobre todo a ti Hespertusa,y como dice uno de los colegas, “De las catacumbas se sale renovado”

    • Estimado colega de Argentina. No sabía que allí habían copiado el sistema español que ha resultado desastroso.Sí sé que intentaban implantarlo en Chile. Viajé allí el año pasado y estuve en el centro de todo el problema estudiantil que aún no ha acabado.

      En cuanto a los resultados de lo que se pueda “pescar” con la Cultura Clásica creo que los resultados son parecidos en otras materias. Es lo que tiene trabajar en la enseñanza de esas edades: los profesores no sabremos casi nunca si las materias que impartimos han servido para hallar un camino de conocimiento, estudios, profesional, aficiones, etc. Pero precisamente porque son adolescentes no se les puede mutilar de la adquisición de ciertos conocimientos y quien dice Cultura Clásica, dice también Química, Geología, Física, o Botánica, solo el conocimiento de saber de su existencia y de sus conocimientos elementales al principio, es lo que nos permite elegir…, que tampoco se trata de que todos hagamos lo mismo y nos gusten las mismas cosas. Es cierto que las ciencias tienen más apoyo hoy, pero con cuidado.., ciertas asignaturas ya desaparecieron del sistema de enseñanza y lo que hoy pasa con las Humanidades puede acabar pasando con la Ciencia teórica que también las lumbreras de las política pueden considerar inútil y antieconómica.

  7. Hespertusa, ha sido un placer enorme descubrir tu blog.
    Soy lo que se suele llamar un “fracaso escolar”. No he terminado nunca ningún estudio de los que he empezado. Aun así llegué a la universidad, via mayores de 25 años, para hacer Bellas Artes, que naturalmente no acabé.
    Quiero enviarte un mensaje de animo. Los buenos profesores, los que tienen verdarera vocación dejan huella, incluso en alumnos como yo. Plantan semillas que pueden o no crecer. En mi caso, algunas de estas semillas han dado frutos muy hermosos. De algunos maestros recuerdo sus nombres, sus caras, sus gestos. A otros los he olvidado. No recuerdo quien fue, en historia del arte, que nos recomendó la lectura de Panofsky Abrumada por la “densidad” del texto se me hizo bastante cuesta arriba. Pero lo que dejar caer una semilla! Veinticinco años después todavía releeo a Panofsky y el libro en cuestión, que me parecía un tochazo, es ahora un libro de cabecera.
    Yo me desespero y sufro por la falta de amor por la cultura que hay actualmente a pesar de saber que es un problema que se repite a lo largo de la historia. No sé quien dijo hace 2.000 años: ” Con juventud como esta… ¿ dónde iremos a parar” . Proust, en A la busqueda del tiempo perdido, también se lamenta de lo mismo. La realidad es que actualmente hay gente bien preparada que siente una gran voluntad de conocer, solo que son realmente legión los que como la chica de la Acrópolis hacen ostentación de su ignorancia y están orgullosos de su frivolidad y destacan más que la gente que ama la cultura y trabaja cada día para que este patrimonio común sea más amplio y útil.

    • Enestadolíquido, gracias por el comentario. Un comentario como este de alguien que acaba de descubrir el blog me hace seguir querer publicando aunque ahora tenga tan poco tiempo.

      No sé cuales serían tus circunstancias a los largo de los años para no acabar los estudios que emprendiste, pero en absoluto alguien que escribe así y me dice que sigue leyendo a Panofsky, es un “fracaso escolar”. El fracaso escolar tiene otras características y una de ellas que comento en la entrada y que dices tú también es la ostentación de la ignorancia, a gritos y creyendo que es una gracia. Tus profesores dejaron unas semillas que enraizaron y se desarrollaron y eso es algo que la mayoría de los profesores nos preguntamos: si todo lo que hacemos para lograr que los alumnos aprendan y no sólo eso, sino que luego esas cosa aprendidas les sirvan para ver y disfrutar de la belleza (este es el asunto de la entrada pero también para comprender la naturaleza o interpretar la realidad que les rodea) la mayoría de las veces no sabemos si esos instrumentos, esos conocimientos han servido para algo. En el caso de la chica de la Acrópolis desde luego no sirvieron para nada…, y tampoco en el caso de alumnos míos que se han ido a esos cruceros baratos por Grecia y daría igual que hubieran ido a otra parte, porque luego les he preguntado por su viaje.

      Espero que el profesor que te recomendó leer a Erwin Panofsky no fuera en el instituto. Te cuento relacionado con la dificultad de los libros de Panofsky un caso que me ocurrió hace unos años con un compañero de trabajo de mi departamento. Era la persona más tranquila y amable que te puedas figurar, pero era nombrarle a Panofsky y se transformaba, se enfadaba muchísimo…, porque nunca había podido enterder un libro suyo. Es verdad que Panofsky tiene una erudición inmensa, pero yo veia su reacción completamente desproporcionada. Asi que a la segunda vez de nombrarle a Panofsky ya no volví sacar más su nombre en ninguna conversación. Pues él era licenciado en Geografía e Historia y profesor y sin embargo no había logrado disfrutar de la iconología como los haces tú.

  8. Cada página de este blog me maravilla, me inclino ante tanta sapiencia. Estuve en Grecia en abril de 1998 durante 8 días, y hoy he disfrutado mucho leyendo y viendo el video de Pedro Olalla, me ha hecho reflexionar sobre detalles que no vi en su día. Soy “ciudadana del mundo” pero me avergüenzo de los derroteros que está tomando el mismo. Odio las guerras y sus impulsores que destruyen la naturaleza y el género humano incrementado el odio entre naciones. Grecia, la cuna de la civilización… está hundida, detrás vamos nosotros y muchoa otros.
    Gracias por tu aportación de tus conocimientos, Rosa Ave Fénix.

  9. Que maravilloso blog. ..es raro ya encontrar pequeñas joyas de este tipo. Realmente, el contenido hace algo mas que entretener: alimenta…acabo de descubrirlo, y tengo que deambular aun mucho mas por el…Muchas gracias por el tiempo invertido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s