La línea divisioria de la modernidad I

Alnus, alisos, crecen en las riberas de los ríos. En el alfabeto de los árboles, que analiza Robert Graves en La Diosa Blanca, es el árbol de Bran. En la Batalla de los Árboles, Câd Goddeu, el aliso luchó en primera línea. Florece a mediados de marzo y da tres buenos tintes: rojo la corteza, verde las flores y pardo las ramas, símbolos del fuego, el agua y la tierra. Parte inseparable de los bosques europeos, los bosques que durante siglos fueron el lugar de las leyendas, el misterio y el peligro.

¿Quién en la noche oscura tiene razón? ¿El niño que delira? ¿El padre que lo tranquiliza? El padre es la voz de la razón quién no ve misterio en la niebla o las ramas secas de los sauces. El niño, quizá el niño no delira, el niño aún puede ver lo terrible, lo demoníaco, como una presencia en la naturaleza y no una idea. Quizá, quizá no es bueno separar tanto la naturaleza de la cultura.

EL REY DE LOS ALISOS D.328 (1815)
(Erlkönig)
Texto de Johann Wolfgang von Goethe (1749 – 1832)
Música de Franz Schubert (1797 – 1828)

Wer reitet so spät durch Nacht und Wind? / ¿Quién cabalga tan tarde a través del viento y la noche?
Es ist der Vater mit seinem Kind; / Es un padre con su hijo.
Er hat den Knaben wohl in dem Arm, / Tiene al pequeño en su brazos
Er faßt ihn sicher, er hält ihn warm. / Lo lleva seguro en su tibio regazo.
“Mein Sohn, was birgst du so bang dein Gesicht?” / “Hijo mío ¿Por qué escondes tu rostro asustado?”
“Siehst, Vater, du den Erlkönig nicht? / “¿No ves padre al Rey de los Alisos?
Den Erlenkönig mit Kron und Schweif?” / ¿El Rey de los Alisos con corona y manto?”
“Mein Sohn, es ist ein Nebelstreif.” / “Hijo mío es el rastro de la neblina.”
“Du liebes Kind, komm, geh mit mir! / “¡Querido niño ven conmigo!
Gar schöne Spiele spiel’ ich mit dir; / Jugaré maravillosos juegos contigo;
Manch’ bunte Blumen sind an dem Strand, / Muchas encantadoras flores están en la orilla,
Meine Mutter hat manch gülden Gewand.” / Mi madre tiene muchas prendas doradas.”
“Mein Vater, mein Vater, und hörest du nicht, / “Padre mío, padre mio ¿no oyes
Was Erlenkönig mir leise verspricht?” / Lo que el Rey de los Alisos me promete?”
“Sei ruhig, bleibe ruhig, mein Kind; / “Calma, mantén la calma hijo mío;
In dürren Blättern säuselt der Wind.” / El viento mueve las hojas secas.”
“Willst, feiner Knabe, du mit mir gehn? / “¿No vienes conmigo buen niño?
Meine Töchter sollen dich warten schön; / Mis hijas te atenderán bien;
Meine Töchter führen den nächtlichen Reihn, / Mis hijas hacen su danza nocturna,
Und wiegen und tanzen und singen dich ein.” / Y ellas te arrullarán y bailarán para que duermas.”

“Mein Vater, mein Vater, und siehst du nicht dort / “Padre mío, padre mío ¿no ves acaso ahí,
Erlkönigs Töchter am düstern Ort?” / A las hijas del Rey de los Alisos en ese lugar oscuro?”

“Mein Sohn, mein Sohn, ich seh es genau: /  “Hijo mío, hijo mío, claro que lo veo:
Es scheinen die alten Weiden so grau.” / Son los árboles de sauce grises.”
“Ich liebe dich, mich reizt deine schöne Gestalt; / “Te amo; me encanta tu hermosa figura;
Und bist du nicht willig, so brauch ich Gewalt.” / Y si no haces caso usaré la fuerza.”
“Mein Vater, mein Vater, jetzt faßt er mich an! / “¡Padre mío, padre mío, ahora me toca!
Erlkönig hat mir ein Leids getan!” / ¡El Rey de los Alisos me ha herido!”

Dem Vater grauset’s, er reitet geschwind, / El padre tiembla y cabalga más aprisa,
Er hält in Armen das ächzende Kind, / Lleva al niño que gime en sus brazos,
Erreicht den Hof mit Müh’ und Not; / Llega a la alquería con dificultad y urgencia;
In seinen Armen das Kind war tot. / En sus brazos el niño estaba muerto.

Traducción, modificada, procedente de Wikipedia.
Canta Jessye Norman

2 pensamientos en “La línea divisioria de la modernidad I

  1. Eres perversa… tratar ahora el tema del Beth-Luis-Nion, con lo que me viene encima. Y precisamente el Aliso de Bran, vencido por el Fresno de Gwydion… “yo soy una lágrima brillante del Sol”, la letra F (fernn, fearn), el verdadero inicio del año sagrado… el único que fue degradado a árbol rústico en las leyes pero que seguía siendo el primero para los ollaves irlandeses… el árbol con el que se construían los pilotes sobre los que habitar los pantanos… sobre los que se levanta el puente Rialto… el árbol que creaba las cárceles mágicas de las islas oraculares… (clëthra en griego, de cleio (Yo confino))… el árbol cuyos brotes forman una espiral, mi espiral… el fuego y el océano occidental… Que sepas que me han dado ganas de retomar toda esa pléyade de conocimientos que se me antojan mucho más fértiles e interesantes que toda esa morralla lastimosa que tenemos que tragarnos en la Uned… Circe, más que Circe…
    Y en cuanto a no alejarse de la Naturaleza… mejor eso que le dice Hölderlin a Júpiter (Arte), que no hay mejor forma de reflejar un acuerdo mutuo que con los versos de un loco de nuestra misma demencia:

    “¡Baja de tu cielo o reconoce tus faltas!
    Si quieres conservar tu trono, venera
    al dios más antiguo y soporta que los vates
    lo nombren antes que a todos, hombre o dioses.

    Pues así como tu relámpago surge de la nube,
    todo lo tuyo viene de él,
    hasta tus leyes llevan su huella, y tu poder
    ha nacido de los gozos pasados”.
    De “Naturaleza y Arte o Saturno y Júpiter”, HÖLDERLIN.

    • Lo sabía, sabía que con esto te sacaba del último sueño invernal…, que hemos cruzado la frontera en que Helios acaricia por igual la piel de la Gran Madre…
      Recuerda que solo las mujeres con el cabello largo y no cortado pueden hacer hechizos mágicos.
      Mi errático…, o espiral pensamiento aún guarda sorpresas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s