Pausa

HefesteionArduos trabajos
ocupan mi presente,
y otros más dulces me llevan
al nacimiento del sol.
Pero cuando el carro de Helios
se acerque a la frontera
en que el día y la noche
acarician por igual
la piel de la Gran Madre.
Entonces,
con suave luz vespertina
regresaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s