A l’entrada del temps clar

Herman, Paul, y Johan de Limbourg. Mes de Marzo. Muy Ricas Horas del Duque de Berry. Museo Condé, Chantilly

Comencemos por la media luna que corona la imagen. El luneto está completo, no como en otros meses. Se completó antes de 1416, en que una epidemia se llevara a los tres geniales hermanos. Azul profundo. De azul profundo es Helio y su carro tirado por caballos de fuego. Fuego levantan sus cascos y sobre nubes de fuego, nubes de fuego de oro molido disuelto en agua engomada, tiran los corceles del pesado carro. En las manos de Helio resplandece el Sol. Por encima este luneto inferior vienen los siete orbes celestiales, con sus datos astrológicos y astronómicos, en el quinto orbe, cuajado de estrellas doradas, Piscis deja el paso a Aries.

Dejemos el mundo celeste con su forma curva perfecta. Vamos al mundo terrestre, cuadrado, angular, imperfecto. El tiempo del invierno ha pasado. Las cigüeñas ya han llegado y vuelven a sus nidos del año anterior. En primer plano, un campesino de barba blanca con sus calzas raídas trabaja con un arado normando de ruedas, un buey negro y otro pardo tiran de él. La vertedera voltea la tierra que queda con las hierbas arrancadas. Un campo triangular, el camino que lo bordea sigue un cercado de viñas donde dos hombres podan las cepas. Las nieves del invierno, las lluvias de la incipiente primavera llenan de verdor la tierra. En el otro lado del triángulo en un campo ya despojado de hierba otro hombre llena un saco. Viñas en otro cercado, ya podadas. Una casita de tejado rojo. Sigamos el camino. Un curioso monumento de piedra en la intersección de caminos. Piedra blanca, estatuas en los lados, filigranas góticas. Muchos siglos después, cuando la autora de estas líneas viaje al centro de Francia, a esas mismas tierras que quedaron preservadas en las páginas cerradas de un libro de horas inacabado, a los pocos ejemplares que queden se les llamará linterna de los muertos. Sigamos caminado, en un prado o en un campo en barbecho, un pastor con su perro apacienta sus ovejas. Duras labores para arrancar a la tierra el pan de cada día que parecen una danza delicada representada por los pinceles de pelo de marta en la finísima vitela.

Sigamos por el camino, una puerta en una construcción de piedra: la barbacana del castillo de Lusignan, en el Poitou. Una de sus residencias preferidas, como todas ellas grande, lujosa, pero sobre todo, rebosante de sus colecciones de obras de arte, de sus amados libros que trasladaba en sus viajes. Con una leyenda, que mandó poner por escrito a Jean d’Arras. El castillo de Lusignan que ya no existe, reproducido con maniática fidelidad: la torre poitevina, la torre del reloj, la torre de Melusina, la barbacana, los recintos amurallados. Pero nada de eso molesta. La luz es la luz de los primeros días de primavera y sobre los ocres de la tierra, los verdes de la hierba, destaca el azul, ese azul más caro que el oro molido de las estrellas y las nubes sobre las que cabalga Helios… Traído de las profundidades de Asia central, ultramar, piedra de azul, lapislázuli. En ese azul, vuela en la dulzura del aire poitevino, de oro, convertida en serpiente alada, el hada Melusina…Y toda esa belleza no es lo más importante. Más de dos tercios de la imagen son uno de los primeros paisajes de la pintura europea. Pero hay algo más, el viejo campesino de barba blanca y calzas raídas, el pesado arado de vertedera, los lentos bueyes proyectan su sombra sobre la tierra. Paul, Hermann y Hannequin han introducido el tiempo en la pintura.

Continuará…

A L‘ENTRADA DEL TEMPS CLAR

Anónimo trovadoresco de finales del siglo XII

Al’entrada del temps clar, eya / Cuando llega el tiempo claro, eya
Per jòia recomençar, eya / Para recomenzar con alegría, eya
E per jelòs irritar, eya / Y para irritar a los celos, eya
Vòl la regina mostrar / Quiere la reina (la primavera) mostrar
Qu’el’es si amorosa / Que ella es muy amorosa.
A la vi’, a la via, jelòs, / Idos, idos, celos,
Laissatz nos, laissatz nos / Déjanos, déjanos,
Balar entre nos, entre nos. / Bailar juntos entre nos.

El’ a fait pertot mandar, eya /Ella manda a todas partes, eya
Non sia jusqu’a la mar, eya /Hasta cerca de la mar, eya
Piucela ni bachalar, eya /Que estudiante y jovencita, eya
Que tuit non vengan dançar /Todos vengan a bailar,
En la dansa joiosa. /En la danza alegre.
A la vi’, a la via, jelòs, /Idos, idos, celos,
Laissatz nos, laissatz nos /Déjanos, déjanos,
Balar entre nos, entre nos. /Bailar juntos entre nos.

Lo reis i ven d’autra part, eya /El rey (el invierno) llega de otra parte, eya
Per la dança destorbar, eya /Para interrumpir la danza, eya
Que el es en cremetar, eya /Porque tiene miedo, eya
Que òm no li vòlh emblar /Que alguien le pueda robar,
La regin’ aurilhosa. /A la reina dorada.
A la vi’, a la via, jelòs, /Idos, idos, celos,
Laissatz nos, laissatz nos /Déjanos, déjanos,
Balar entre nos, entre nos. /Bailar juntos entre nos.

Mais per nïent lo vòl far, eya /Pero ella no le deja, eya
Qu’ela n’a sonh de vielhart, eya /Que ella no quiere un viejo, eya
Mais d’un leugièr bachalar, eya /Pero sí un guapo estudiante, eya
Qui ben sapcha solaçar /Que sepa solazar
La dòmna saborosa. /A la dama encantadora.
A la vi’, a la via, jelòs, /Idos, idos, celos,
Laissatz nos, laissatz nos /Déjanos, déjanos,
Balar entre nos, entre nos. /Bailar juntos entre nos.

Qui donc la vezés dançar, eya /Quien quiera entonces danzar, eya
E son gent còrs deportar, eya /Y su gentil cuerpo mover, eya
Ben pògra dir de vertat, eya /Bien podrá decir, en verdad, eya
Qu’el mont non aja sa par /Que en el mundo no hay igual,
La regina joiosa. /Como la alegre reina.
A la vi’, a la via, jelòs, /Idos, idos, celos,
Laissatz nos, laissatz nos /déjanos, déjanos,
Balar entre nos, entre nos. /Bailar juntos entre nos.

Traducción propia, solo aproximada, que hace muchos siglos que dejé la dulce Occitania.

Y ahora la música, en la versión golfa del Clemencic Consort.

About these ads

3 comentarios en “A l’entrada del temps clar

  1. En inglEs…I used to own a copy of the Book of Hours of the Duc du Berry. I learned about it in college in an art history class. Later in life I thought it more important to give it as a gift to the local university library. And there it is. The illustrations are beautiful.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s